La etapa IV de diseño computacional y gráfico tiene por objeto definir de manera precisa los requerimientos tecnológicos y la solución computacional que se desarrolla como respuesta a las necesidades educativas y a las secuencias de aprendizaje definidas anteriormente, para pasar luego a su identificación o construcción.

Esto se realiza mediante un análisis de las soluciones propuestas y un proceso de exploración tecnológica, en el cual se exploran herramientas existentes y/o se diseñan las que deban ser desarrolladas y que sirvan para lograr los objetivos propuestos. Como resultado de esta labor se generan los requerimientos tecnológicos precisos que caracterizan la solución propuesta.

· Luego entonces la propuesta deberá incluir una definición de cómo se logrará ese estándar y para ello tendrá que definir el grado de interactividad considerada como ideal y los mecanismos que utilizará para el lograrlo, además de claro esta de la creatividad para enfrentar las problemáticas planteadas en el contenido o disciplina.

Desde el punto de vista del diseño gráfico, en esta etapa se obtiene la información necesaria para construir la identidad visual del ambiente de aprendizaje y la interacción que tendrán los usuarios con las aplicaciones informáticas atendiendo a criterios estéticos, funcionales y de facilidad de uso.

Una vez han sido definidos los requerimientos tanto visuales como computacionales, se procede a la etapa V. de Desarrollo y montaje. Aquí se cuenta con dos insumos principales: los documentos de requerimientos informáticos y gráficos y los contenidos para el AVA, los cuales definen no sólo la estructura sino que describen de manera clara las actividades de aprendizaje diseñadas en la etapa de diseño educativo.

Con base en esta información se implementan los elementos tecnológicos necesarios (simuladores, animaciones, sistemas de información), usando metodologías específicas de la ingeniería de software, a la vez que se realiza el desarrollo del componente gráfico del ambiente de aprendizaje.

Todo el proceso de desarrollo está orientado por los principios pedagógicos y las intenciones de aprendizaje identificadas durante las fases anteriores, lo cual se plasma en manuales de uso destinados a los distintos actores (profesor, estudiantes, monitores) que estarán involucrados en la operación del AVA.

  • La construcción de los diferentes manuales de uso de los actores constituirán el insumo esperado en esta fase del proceso del proyecto.


Al final del proceso de desarrollo y montaje se procede la paso VI publicación y entrega formal.

Este proceso incluye sesiones de revisión y capacitación en el manejo de las herramientas tecnológicas desarrolladas, destinadas al profesor del curso y a su asistente, en los casos necesarios. Igualmente, se acompaña al profesor en el proceso de presentación del AVA a los estudiantes del curso para lo cual, dependiendo de las características del ambiente, se programan presentaciones sencillas o talleres de familiarización y uso de las herramientas informáticas construidas.
  • En el caso de nuestro proyecto será suficiente con dejar definido el tipo de capacitación y los contenidos que serán abordados en él.
  • Como parte del proceso de publicación y entrega se sugiere que durante el primer semestre de utilización del ambiente virtual se realice un seguimiento cercano a la evolución del curso, por parte de todo el equipo que acompaña al profesor.
  • Como parte de las entregas del proyecto se solicita una guía de evaluación mínima que permita conocer el impacto de los ambientes virtuales de aprendizaje desarrollados. en la propuesta.

Dicha guía de evaluación y se centra en: los resultados generados en los ambientes diseñados, como en los procesos y condiciones que posibilitan el logro de los objetivos de aprendizaje.

La evaluación diseñada permitirá: a)obtener una visión integral del proyecto, b)identificar, las condiciones de ejecución del mismo y, c)realizar una valoración de los resultados a partir de mediciones de componentes centrales del curso.

Una posible manera de realizarlo es tomar como parámetro de referencia el curso presencial y observar el valor agregado del AVA, para lo cual se tomaran en cuenta las categorías metodológicas, que atienden a la necesidad educativa que se espera atender, tales como, características de la población, roles de los actores, recursos de apoyo y evaluación de desempeño.

Para ello, se definen dos momentos de medición, que se constituyen en la base de análisis que permiten dar cuenta de los posibles cambios generados en los cursos.

Se sugiere que esta evaluación de carácter formativo y sumativo contemple, al menos, dos semestres académicos.
Los momentos de evaluación se denominarán:

· De inicio (EI): tiene como propósito registrar el desarrollo de los cursos presenciales e identificar información particular según la necesidad identificada en la etapa de análisis educativo. Esta información corresponde al curso sin la intervención del ambiente virtual.

· de Salida (ES): está centrada en la valoración de los cursos con el AVA en ejecución. La información se analiza con relación al momento anterior, con el propósito de identificar los cambios generados por el proyecto en lo referente a la necesidad educativa del curso.
En ambos casos para la recolección de la información propia de cada curso, se toman datos del profesor, monitor y estudiantes, así como datos propios del curso, tanto a nivel cualitativo como cuantitativo.



Todo este trabajo constituye el acompañamiento y es el inicio de la fase VII de Soporte y mejoramiento continuo.

Como ya se dijo, a lo largo del primer semestre de uso, el objetivo del soporte es identificar de manera rápida y oportuna los posibles problemas de operación o dificultades que puedan surgir, tanto para los profesores como para los estudiantes. Este proceso también permite identificar aspectos susceptibles de mejora en el diseño del ambiente virtual, y validar de manera experimental la validez del diseño educativo realizado.

La información obtenida por el proceso de soporte y la evaluación de impacto permiten identificar factores críticos que deben ser atendidos para garantizar una operación adecuada del ambiente virtual. Todos estos insumos son consolidados para realizar ajustes al ambiente virtual después del primer semestre de ejecución. Después de esto, el ambiente virtual queda en mejoramiento continuo.

  • La propuesta que queda al final es que el equipo se soporte continúe apoyando al profesor en la puesta a punto de su ambiente virtual cada semestre y se encargue de atender nuevas ideas y requerimientos por parte del profesor.

Por último vale decir que la etapa de Soporte y mejoramiento continuo resulta indispensable para garantizar el uso adecuado de los ambientes virtuales diseñados después de varios semestres y es garante de eficacia de la propuesta.

Factores como la ausencia de profesores o los cambios en la asignación de cursos, hacen necesario en muchos casos presentar a los nuevos profesores los ambientes desarrollados, y evidenciar con ellos formas de uso que les permitan sentirse cómodos con herramientas diseñadas por otros profesores.